Home / Noticias / Entretenimiento / [Reseña] Marvel’s The Defenders

[Reseña] Marvel’s The Defenders

Llegó uno de los días más esperados para cualquier subcriptor de Netflix o fanático de Marvel Comics, el estreno de Marvel’s The Defenders. La tan esperada serie fué lanzada desde horas de la madrugada y si, fuí totalmente fiel que esperé y me desvelé hasta ver la serie completa. Ocho episodios de 1 hora (cada uno) llenos de pura diversión, intriga, y sin olvidar, frustración.

Antes que nada vamos a refrescar nuestra memoria. Originalmente, The Defenders hicieron su primera aparición en Marvel Feature #1 en diciembre de 1971. En la historia, los equipos de Dr. Strange con Sub-Mariner y el Hulk buscan proteger la Tierra de la invasión de los seres interplanares “Lovecraftianos” conocidos como los “Undying Ones” y su líder, el “Nameless One”. Son trío compuesto de 3 super héroes: Doctor Strange, Hulk y Namor, a los cuales eventualmente se les uniría Silver Surfer. Ésta plantilla se mantuvo igual durante 1972 al 1986 y luego pasaría por muchos cambios a lo largo de su historia. Algunos personajes notables lo son: Nighthawk, Valkyrie y Beast, aunque Doctor Strange y Hulk son los más constantes.

A lo largo de los años, se han publicado numerosos títulos y hay que dejar claro que The Defenders ya no conlleva una continuidad entre los medios como a la que podríamos estar acostumbrados. Cabe notar que sí existe una nueva publicación del cuarteto de sus más recientes integrantes pero éstos no tienen nada que ver con la historia de la serie. En realidad, la serie continúa desde el punto de vista de cada final de temporada de las pasadas 4 series de Netflix/Marvel. Concluyendo la clase de historia, prosigamos a la reseña.

Marvel The Defenders es un equipo de superhéroes razonablemente satisfactorio, con un matiz arenoso que es característico de los anteriores shows de Netflix y estudio de cómics. Trae a sus personajes principales basados ​​en Nueva York: Jessica Jones (Krysten Ritter), Luke Cage (Mike Colter), Daredevil, alias Matt Murdock (Charlie Cox), Iron Fist, alias Danny Rand (Finn Jones) y sus “sidekicks”, en una línea de historia compartida a través de subtramas separados que le dan a cada héroe una investigación o una misión a perseguir.

Al comienzo, aunque parezca lento, te dan el único respiro de la serie para saber como están nuestros héroes luego de varios meses de ausencia tanto en su mundo como en el nuestro. Cada personaje recibe una misión y un propósito que parece ser individual. Sin embargo, las misiones eventualmente se juntan, como deben hacerlo, cerca del final del episodio tres, estableciendo una serie de encuentros hostiles/lindo (de arreglar sus diferencias). Por supuesto, éstos terminan con los individuos buenos que ensamblan fuerzas para aplastar una conspiración encabezada por una industrial enferma terminal, confidentemente llamada Alexandra Reid (Sigourney Weaver) y los miembros de “The Hand”. A ésto también se le añade la incertidumbre de lo que sucedió con Elektra.

Por supuesto, Alexandra nunca sería encarnada por una estrella del calibre de Weaver si no fuéramos eventualmente a descubrir que ella está en el centro de todos los misteriosos acontecimientos, que incluyen la desaparición de jóvenes delincuentes de la calle a los que le ofreció un empleo lucrativo por “jefes invisibles: (un crimen que es investigado por Cage). Un caso de persona desaparecida que involucra a un padre ausente que resulta ser portador de explosivos en su apartamento (la historia de Jessica). Unos ssesinos ninja que se infiltraron en los Estados Unidos (misión de Danny y Colleen).

Prefiero no decir exactamente cuál es la pieza del rompecabezas que involucra a Matt, porque su revelación constituye uno de los momentos genuinamente deliciosos en los cuatro primeros episodios. Los guionistas Douglas Petrie y Marco Ramirez (Daredevil), “los Defensores”, es una serie bastante sombría en su mayor parte, animada principalmente por los largometrajes duros de Jessica, las apariciones “sorpresivas” de personajes principales de los demás programas , y un par de escenas de lucha (aunque no la pelea de apertura, que está tan oscuramente iluminada y caoticamente editado como para ser apenas comprensible).

Por desgracia, hay pocos vestigios de lo que hizo que los “seasons finale” de Jessica Jones y Luke Cage fueran excelentes, las dos temporadas de Daredevil algo más que meramente competente (ya que lo mejor de la segunda temporada lo fué Punisher), y bueno, quería decir algo bueno aquí sobre Iron Fist, pero no puedo, porque era terrible. La mayoría de las partes “cringeworthy” de los defensores se dibujan directamente del ADN creativo de Iron Fist, que fue corroído por clichés orientalistas insuficientemente examinados y un carácter central irremediablemente más blanco que un pan, mal moldeado y jugado por Jones.

En un nivel más inmediato, aunque es tentador pensarlo, no se puede comparar que Netflix simplemente ha creado una respuesta de pantalla pequeña a The Avengers. A diferencia, un par de cosas que hace que sobresalga son los detalles de los personajes y la atmósfera forjada y urbana que hizo las entradas anteriores en esta franquicia, Luke Cage y Jessica Jones, especificamente, se sienten especiales. Jessica luchando contra un violador espectral, Danny sintiéndose culpable por dejar la ciudad mística de K’un-Lun desprotegida, Matt renunciando a su identidad Daredevil y tratando de darle sentido a su vida amorosa y su fe, y Luke abrazando su destino como “Samaritano del Vecindario” y terminar en la cárcel. Todas estas son historias mucho más personales, serias y dolorosas de lo que estamos acostumbrados a ver en las películas de gran presupuesto.

No me molesta que The Defenders se apurara a través de estas historias o los empujara al fondo de un cuento que está principalmente interesado en reunir a la pandilla para que puedan vencer a la gente como un equipo. Ya que he agonizado con la lentitud de la segunda temporada de Daredevil y el debut de Iron Fist

Hay problemas de ritmo y estructurales. Mientras que cada proyecto anterior sufrió de lo que se ha llamado “inflación de Netflix” la tendencia a ordenar reflexivamente 13 episodios de una demostración cuando realmente podría ser bastante drama para llenar seis o siete. Este proyecto comparativamente truncado de ocho episodios sufre levemente de éste problema. Cuando no está marginando a la psicología de los personajes para llegar al siguiente punto de la trama, es persistente en las conversaciones que no merecen una consideración prolongada, porque el desarrollo del personaje ha sido manejado a través de gruñidos mágicos.

Si todo el punto era emocionar a las audiencias uniendo estas estrellas en una sola historia, ¿por qué no sólo saltar a la en ella y ponernos al día en sus historias individuales cuando están en medio de la acción, como lo han hecho las mejores películas de Marvel? El enfoque aquí no es suficiente de uno u otro, y cuando el equipo finalmente se reúne en gran manera del tercer al cuarto episodio, usted puede preguntarse si la acumulación valió la pena.

The Defenders de cualquier manera, son fascinantes. En lo personal Jessica Jones es mi personaje favorito y entiendo que Luke Cage y Daredevil han sido considerablemente mejorados y tengo que admitir que Iron Fist ha sufrido un cambio considerable. Su historia es genial aunque sufra llegar al siguiente punto. Sigo pensando que es uno de los mejores tem-ups que ha tenido el MCU. Solo queda esperar que tienen planeado para el futuro.

Veredicto: 8.9/10

 

Easter Egg: Hay un teaser de Punisher al final del episodio 8.

Sobre Underbreex

Mas acción

En Febrero llega la expansión Apocalypse de Battlefield 1

Electronic Arts ha anunciado a todos sus seguidores que a partir del mes de Febrero …

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

14 − 3 =