Home / Noticias / Video Juegos / Indie de la Semana / Reseña de The Final Station

Reseña de The Final Station

The Final Station.
Es un “side-scrolling shooter” con visuales 8-bit ambientado durante un apocalipsis zombie. Prepárate para hordas de muertos vivientes que esperan por saltarte encima, áreas oscurecidas y abandonadas para explorar, y una clarísima falta de armas y munición para hacer todo un poco desafiante. La premisa es familiar, excepto para su ocupación: Eres un conductor de tren común atrapado en medio de un brote de zombies. Tienes que recorrer los restos de la civilización, lugares infestados en busca de suministros y un medio para progresar por las vías, todo mientras tienes zombies en tus talones.

Este indie game se distingue principalmente de otros juegos durante el combate, donde las escenas centradas en acción son casi rompecabezas. Tienes que encontrar la estrategia correcta para superar probabilidades abrumadoras con las limitadas herramientas que tienes a tu disposición. Los enemigos exhiben fortalezas y debilidades específicas: por ejemplo, puedes atacar fácilmente a un zombie lento y mediano con ataques cuerpo a cuerpo, pero los monstruos más pequeños y más rápidos requieren balas en la cabeza. Debido a esto, el combate sigue siendo un desafío en todas partes. Puedes encontrar y comprar algunas mejoras para armas, tales como láser de alcance, que hacen el viaje peligroso un poco más manejable. Pero para ser un combatiente eficiente, tienes que pensar con claridad cuado una horda va a al ataque.

Durante uno de los primeros niveles, con muy poca munición a la mano, tuve que navegar por una alcantarilla que contenía seis enemigos. Los primeros intentos, intenté no malgastar mis municiones mientas averiguaba como moverme, apuntar y disparar y seguía corriendo para que mi muerte no fuese inmediata a manos del monstruo más rápido del grupo. Luego de eso, me dió por comenzar de nuevo (totalmente curiosidad) y descubrí una silla de metal escondida cerca en una habitación oculta que era lo suficientemente mortal como para decapitar a dos enemigos a la vez. Lo usé, junto con mi escopeta, dejando a un monstruo solitario – lo suficientemente fácil como para escapar.
Sin embargo, al retirarse del combate, los factores que hacen de The Final Station una alegría para jugar se pierden detrás de la naturaleza repetitiva de la aventura. Siempre hay un código de acceso para encontrar a fin de llegar a una nueva zona, que da lugar a una ciudad abandonada para explorar y una zona segura donde se puede recuperar el aliento. Estas áreas le dan una oportunidad de mejorar su arsenal y charlar con otros sobrevivientes, pero los habitantes de la ciudad que conoces no son realmente interesantes. Por más que intenten atraerte al mundo con charla ociosa, su diálogo no concuerda con la gravedad de las circunstancias altamente inusuales con las que están tratando. Rápidamente tienes la sensación de que la historia es sólo un medio para un fin.


En medio de las misiones, te vez obligado a tomar tu tren entre las ciudades. Estos paseos son las partes menos entretenidas del juego. El tren sólo tiene unos cuantos coches, y si logras traer a algunos supervivientes a bordo, estás encargado de alimentarlos y curarlos. Pero para hacerlo, solo necesitas recoger una comida de un dispensador cercano y dársela al sobreviviente deseado. El tren también se romperá periódicamente, con el sistema de ventilación y pierdes electricidad a menudo. La solución de estos problemas es simple: todo lo que necesitas hacer es spam algunas presiones de botón. Eres recompensado por cada pasajero que sobrevive a su viaje a una ciudad intacta, haciendo los paseos un poco mas interesantes. Sin embargo, no es suficiente para compensar estas obligatorias y tediosas caminatas.

A pesar del débil tejido conectivo que lo ata todo, The Final Station deja una impresión positiva. Existen numerosos entornos oscuros y épicos para descubrir: cavernas en ruinas, escasamente iluminadas, viejos túneles de trenes, pueblos llenos de nieve y ciudades inundadas de cadáveres y basura flotando en el agua. Casi todos los encuentros te obligan a desarrollar y ejecutar una estrategia viable, no intentes hacer el “héroe del viejo oeste” y dispares desde la cadera y termines como comida de zombie cuando tu munición se agote. Los juegos basados ​​en el zombie son “cheaper by the dozen”, y aunque pueda parecer que el tema ha seguido su curso, The Final Station es una prueba de que todavía hay vida en los “un-dead”. Además que puedes disfrutar de su DLC que amena esta magnífica experiencia.

Recomiendo muchísimo este juego si eres fanatico de zombies, indie games y de explorar juegos direfentes por mas familiar que sea, The Final Station. Te garantizo que la vas a pasar genial.

Sobre Underbreex

Mas acción

En Febrero llega la expansión Apocalypse de Battlefield 1

Electronic Arts ha anunciado a todos sus seguidores que a partir del mes de Febrero …

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

12 − 2 =